La contaminación cruzada se da, por un proceso no adecuado cuando combinamos o entran en contactos productos limpios y desinfectados con otros no desinfectados y terminan contaminados por el contacto con agentes contaminantes como microorganismos, toxinas o alérgenos”

La contaminación cruzada puede darse de maneras,
DIRECTA O INDIRECTA.

Directa: se produce cuando los alimentos entran en contacto y se contaminan entre sí (alimentos cocinados contaminan alimentos crudos, por ejemplo).

Indirecta: se produce cuando los utensilios de cocina contaminados entran en contacto con alimentos crudos o cocinados. 

La contaminación cruzada representa un riesgo tanto en alimentos crudos como cocinados adecuadamente.

Los problemas empiezan cuando los alimentos se ingieren de forma cruda y no hay ocasión de matar a los microorganismos que habitan en ellos.

Estos riesgos son los siguientes:

                La ingesta de alimentos contaminados puede producir efectos similares a los que producen las alergias alimentarias, similares a las que experimentan los alérgicos al kiwi o a los cacahuetes. 

Por lo tanto, la ingesta de alimentos contaminados pueden producir, entre otros, inflamaciones e incluso, urticarias.

La contaminación cruzada es una de las causas más comunes de intoxicación alimentaria. Por lo tanto, la contaminación cruzada también puede producir efectos similares a los de una gastroenteritis adicional (diarreas, náuseas, vómitos, etc).

              Dependiendo del estado de salud de la persona que contrae la intoxicación y depende del tipo de microorganismo o toxina y la concentración del mismo en el alimento puede que la reacción a la intoxicación sea más grave y derive en una hospitalización.

Los grupos de riesgo a los que puede afectar la contaminación cruzada de esta manera son los ancianos, los niños, los enfermos, mujeres embarazadas y personas inmunosuprimidas o con enfermedades autoinmunes.

¿Cómo evitar la contaminación cruzada?

Hay muchas medidas a tomar para evitar la contaminación cruzada de los alimentos que vas a ingerir. Las medidas más comunes son las siguientes:

  • Procura separar los alimentos crudos de los alimentos cocidos o cocinados.
  • La forma en la que realizas la compra, primero se toman los alimentos que se almacenan a temperatura ambiente y ya al final los refrigerados y congelados. Esto es para no romper la cadena de frío de los alimentos; y en el momento de clasificarlos en tu nevera, separa los alimentos.
  • Lávate siempre las manos con agua y jabón antes de empezar a cocinar; despues de manipular un grupo de alimentos y pasar a otro
  • Guarda la carne cruda en recipientes herméticamente cerrados para que la sangre no gotee y no entre en contacto con otros alimentos.
  • A la hora de manipular alimentos, utiliza utensilios diferentes para tratar alimentos distintos.
  • Es importante mantener todos los recipientes y utensilios limpios antes de utilizarlos.
  •  Intenta eliminar los restos de huevo crudo a la hora de servir alimentos como la tortilla o los huevos escalfados. 
  • Cambia el trapo de cocina si ha sido manchado por restos de alimentos crudos.
  • Monta las ensaladas en el último momento y mantén los ingredientes correctamente refrigerados hasta el momento que lo hagas.
  • Desinfecta tu cocina de manera periódica y no te conformes con pasar un trapo para eliminar restos de comida cruda.

Si te gusto el contenido, dale me gusta y dejanos tu comentario

Compartir

Me gusta

Califica

Recibe contenido de Tips.

Si quieres recibir este y más información de tu interes, dejanos tus datos para
que no te pierdas todo el contenido que Biosupport SAS tiene para ti.

    ¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

    ¡Haz clic en una estrella para puntuar!

    Ya que has encontrado útil este contenido...

    ¡Sígueme en los medios sociales!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.